lunes, 13 de septiembre de 2010

Crónica de la Final del Concurso Internacional de Canto "Montserrat Caballé"

Ante un tercio de aforo del Auditorio de Zaragoza con la presencia de la soprano Moserrat Caballé y de su esposo Bernabé Martí, en el palco de autoridades, acomodados en el mismo pero discretos para no restar protagonismo a los cantantes y al jurado, tuvo lugar la final del concurso que lleva su nombre.
Siete sopranos, una mezzo, un contratenor y tres barítonos de Francia, Colombia, Estados Unidos, Rusia, Georgia, Nueva Zelanda, Uruguay, China, Alemania y Portugal participaron en la velada con arias de Mozart, Puccini, Gounod, Donizetti, Giordano, Gluk, Verdi y Bizet. Todos acompañados por la Orquesta Filarmónica de Pilsen -una cinquentena larga de músicos- bajo la dirección de José Collado. A pesar del volumen de los metales, el director acompañó a los candidatos sin ahogarlos y brindándoles su apoyo musical.
Ganó el barítono norteamericano Sidney Outlaw con "Per me giunto... o carlos ascolta" de Don Carlo. Mi apuesta personal fue para el quedó en segundo lugar, el neozelandés Philipp Rhodes con "Nemico della patria" de Andrea Chenier (el público presente podía ejercer su voto para la concesión de un premio del respetable). Ambos barítonos arriesgaron, más el norteamericano por la dificultad del aria verdiana, pero... qué difícil es ser jurado.
En todo caso ante un premio, mejor arriesgar que cantar unas segudillas de Carmen o arias puccinanas que tan sólo sirven para un guiño al espectador complaciente.

johnny guitar